lunes, 25 de marzo de 2013

Erase una vez un 22

Después de que el leyese mi blog pasaron algunos días donde hablábamos por teléfono con normalidad, como si nada hubiese pasado, todo parecía ir bien hasta que llegó el día en que nos vimos cara a cara.
Mi madre estaba al tanto de todos mis pensamientos así que cuando le dije que volvía a la casa me pregunto si estaba segura, yo respondí que si, por supuesto, quería saber lo que pasaba, eso no podía quedar así, cogí las maletas y me dispuse a salir de mi casa.
Ese día Arnau y yo hacíamos 6 meses así que me había arreglado, me había planchado el pelo y llevaba ropa "sexy" por así decirlo, sin maquillaje por supuesto, pienso que la belleza natural tiene mucho más merito.
Al salir me encontré con ellos dos, Arnau y Aitor, que ya estaban esperándome en el coche, al subir lo primero que me dijo Aitor fue "vaya Sara, que sexy estas hoy, ¿eso lo haces para Arnau?", yo, con todo mi orgullo dije "no, lo hago por el salón", no entiendo muy bien porque dije eso, supongo que quería hacerme la fuerte.
Él sencillamente no dijo nada y nos dispusimos a ir al chalet, al llegar allí Aitor recibió una llamada así que se marchó dejándonos solos a Arnau y a mi. El se marchó ha lavar los lavabos mientras yo leía un libro, sin decirnos nada, solo cosas simples como "no entres al baño" y " ya puedes entrar". Pasó un rato hasta que finalmente él se sentó enfrente mio, en un pequeño sillón que hay delante del sofá donde yo me encontraba. No dijo nada durante un buen rato, se quedó allí, mirándome fijamente, sin apartar la vista; eso hacía que yo no encontrara el valor para iniciar una conversación y pedirle que respondiera a mis preguntas.
En un momento dado se levantó, sin apartar su mirada de mi, pero volvió a sentarse, pocos minutos después de este primer intento de levantarse inició otro, esta vez si lo completó y se sentó a mi lado, sin apartar la vista, ni siquiera lo vi parpadear. Justo cuando estaba a punto de iniciar la conversación oí la puerta, Aitor había regresado y nos pusimos a limpiar toda la casa, Aitor y yo haríamos la habitación de arriba y Arnau se quedaría abajo, pero hubo algo que no nos dejó terminar, desde arriba oímos un portazo y Aitor vio a Arnau irse en dirección a Potries.
Yo quería ir a buscarlo inmediatamente así que le cogimos el coche y nos pusimos en camino, intentamos llamarlo, pero el móvil lo tenia apagado, unos minutos después recibí una llamada suya, nos dijo que se había ido a dar una vuelta y que regresaría en un ratito.
A pesar de sus palabras lo buscamos hasta que finalmente lo encontramos, yo no salí del coche, estaba enfadada con el por preocuparme de esa forma e irse sin decir nada y sin duda (por algo que me contó el después) mi cara mostraba mi enfado. Nos comentó que quería coger la bici, así que iría a su casa y regresaría; así que nosotros volvimos y nos encontramos a Carmen (mi suegra)y Aina (mi cuñada) delante de casa, después de un rato aparecieron Ángel, Alba, Andreu y Josemi, abrimos las puertas y entramos todos en el chalet, unos segundos más tarde Arnau llamó a la puerta.
Al entrar se le veía cansado, había venido a toda prisa desde el pueblo, pero mi enfado perduraba así que pasé a su lado, sin dirigirle la mirada (o como dice él "como si fuese aire") y cerré la puerta. Ya era de noche así que empezamos a hacer la cena, había un buen ambiente, todo eran risas y mi cabreo había desaparecido. Todo iba fenomenal excepto por el hecho que Arnau se había sentado el solo en el sofá y no hablaba con nadie, no me gustó verlo de eso modo, así que me acerque a él, lo abracé , le pregunté que le pasaba y porque se había marchado así.
Para mi sorpresa sonrió y seguidamente me besó "lo que pasa es que has pasado de mi todo el día y has dicho cosas que ciertamente me han sentado mal". Me explicó que lo de "arreglarme para el salón" y el hecho de que al llegar hubiese pasado de él le habían molestado.
Me limité a pedirle disculpas, hablamos un rato, nos reímos, nos besamos y nos pusimos a juguetear, como dos niños pequeños. Poco después apareció Aitor y nos pregunto "¿Ya habéis hablado?, nosotros respondimos que no, así que fuimos los tres a una habitación, allí Arnau me comentó que lo que el quería era que le hiciese más caso, también expuso sus celos hacia the GazettE (en un momento dado Aitor le preguntó que nota le ponía a la relación, el contesto que un 6, por los "putos chinos")y se rió ante mi hipótesis de que se había enamorado de otra.
Me comentó que había estado raro a causa de problemas en casa, que cada vez iban a peor y que por lo visto la había pagado conmigo, me pidió disculpas por ello y prometimos que a partir de entonces nos lo contaríamos todo. Poco después subimos a la habitación y hablamos de muchas cosas, de algunos pequeños celos que él había sentido por un amigo nuestro, de algunos momentos en que mi comportamiento no había sido el más adecuado y de cosas que habían ocurrido ese día. Por supuesto llegó el momento de darnos las felicitaciones por los 6 meses, poco después de eso la ropa se puso en nuestro camino y ,como él quería, esa noche fue especial, con sus constantes "te amo".
Después de hacer el amor hablamos abrazados durante un buen rato y finalmente bajamos con el resto de la gente para disfrutar la noche.

1 comentario:

  1. Jooooo... saharaaaaa! Xk no majudes a ke es torne a repetir algo aixi?

    ResponderEliminar